CRI | Inundaciones en Córdoba: Asistencia en Mendiolaza
173
post-template-default,single,single-post,postid-173,single-format-standard,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,smooth_scroll,

Blog

Posted by cadelboca in Sin categoría

Inundaciones en Córdoba: Asistencia en Mendiolaza

Por Hannah Hansen
CLEMSON UNIVERSITY, EEUU

De recién, como muchas personas saben en esta área, el norte región de Córdoba ha recibiendo mucha lluvia. Como resultado, muchas áreas fueron victimas de inundaciones. Algunos de nosotros (los intercambios) tenían la oportunidad a ir a Mendiolaza para ayudar los victimas de los inundaciones. Fuimos con algunos de los tutores, a la sugerencia de Nico (un tutor). Cuando llegamos, no estuve preparando por que ví. Había las calles completamente cubierto de barro, las casas destruían por el agua, y pertenencias de la gente desparramaban por doquier.

Sin título-1

A una casa, había un auto que estaba semienterrado en barro.

Sin título-2

A una otra casa, ví una tienda de campaña en el techo de la casa. Luego, aprendí que la gente que vive en esa casa tenía que mover al techo cuando el agua venía y ha estado viviendo en la tienda de campaña porque su casa fue destruido.

Sin título-3

Fue sorprendido y devastado a ver que había muy pocos personas allá para ayudar. He experimentada en los Estados Unidos que cuando un desastre pasa, muchas personas y equipos de recuperación viene para ayudar a limpiar las consecuencias de el desastre. Pero cuando llegamos, había algunas policías allá para ayudar, pero aparte de eso, me pareció que fue sólo las victimas y sus familias. Me hizó triste que las victimas perdieron casi todos de sus pertenencias y sus casas fueron en ruinas y ahora ellos tenían que rescatar lo que podían de sus casas.

Sin título-6

Caminamos por un tiempo, tratando a descubrir dónde necesitamos ir para empezar limpiando. Tuvimos que bajarnos algunas escalaras de el puente, que significa que las casa estábamos caminando por estaba al mismo nivel del agua. Entonces, cuando la lluvia venía y el agua se derramaba, estaba directamente al lado de las casas de algunas personas. Al final de las escalaras, vimos un osito de peluche acostado de cara al suelo en la tierra, cubierto en barro. Esta imagen me rompe el corazón porque sabía que eso era el osito de peluche de alguno chico y él lo perdió porque de las inundaciones.

Al primer casa que fuimos, fue un hombre que hablábamos con por un tiempo. Él nos dijó sobre que pasó cuando el agua subió y hablaba sobre el daño a su casa. Mientras tanto, había otro hombre quien fue barrido agua estancada afuera de la casa.

Sin título-8

Después esa casa, fuimos a otra casa al lado. Acá, Nico y Fede hablaban con los dueños de la casa y Nico fue para hablar con algunos más gente. Finalmente, Nico volvía y decidimos cortar en tres grupos y trabajar a tres casas diferentes. A la casa que trabajé, estaba Fede, Jake, y yo. El jardín de entrada entero estaba llenado con el barro. Cubría todos las plantas y estaba considerable hondo. Nuestro trabajo fue remover tanto de el barro como fue posible. Los dueños nos dijeron a cavar hasta podíamos ver las plantas, pero tratar no cavar las plantas. Mirando al jardín, no sabía dónde empezar porque estaba tanto barro. Pero Fede estaba en el lado de la casa y Jake y yo estábamos en el frente, entonces empezamos cavando. Usabamos los baldes para transportar el barro desde el jardín hasta afuera la casa cerca del río. La casa dónde estábamos trabajando estuvo directamente al lado del río, entonces cuando el río empezó inundar, no tenía que ir lejos.

Sin título-9

Hemos trabajado por un rato cuando otro grupo con Julia, Bethany, Forrest y Emi venía a nuestra casa. Nos dijeron que no había mucha para hacer al otra casa, entonces ellos empezaron trabajando con nosotros. Fue increíble para mi que con 6 personas, todavía tomó muchas horas a cavar y ya entonces cuando fue tiempo para nosotros a salir, había mucho más barro que necesitaba estar sacado.

Sin título-4

Teníamos el placer de conociendo la dueña de la casa. A pesar de todo que ha pasado, ella todavía tenía una sonrisa y un sentido del humor. Ella aún nos ofrezcó el mate para tomar, naturalmente. Ella nos dijó sobre que pasó cuando el agua venía. Ella tiene dos hijos, ninguno mayor de cuatro años, uno ni siquiera mayor de un año. Cuando el agua empezó entrar su casa, ella dijó que fue demasiado tarde para salir. Entonces, ella y su esposo tomaron sus hijos y subieron al techo. Muchas cosas en su casa fue arruinado.

Sin título-10
Tomamos un recreo de nuestro trabajo para ir detrás de su casa. Allá, vimos que su jardín trasero estaba cubierto en barro tan malo como el jardín de entrada, pero no teníamos tiempo para aún empezar cavando en el jardín trasero. Ella nos mostró la tienda de campaña en el techo dónde ellos quedaron.
Sin título-11

Fue un placer absoluto para ayudar las victimas de los horribles inundaciones. Fue trabajo duro, pero trabajando con amigos y trabajando para ayudar estas personas que perdieron casi todo lo hizo trabajo fácil. Espero que estas personas pueden recoger sus casas y que la gente continua ir para ayudar ellos. No puedo imaginar la devastación de teniendo todos sus pertenencias, su casa, todo quitaron. Deseo ayuda y recuperación para todo la gente que fue las victimas de estos horrible inundaciones.

Sin título-5

Ingresar un comentario

happy wheels